Sobre la importancia del Amor y de la compasión para combatir los procesos de victimización en los hogares familiares

enero 3, 2014 § 2 comentarios


Enough. Suficiente. Satis.

Silencio

 

¿Tal vez quisiera el mundo, lo que Dios ha hecho por mí? Es el título de una canción que a menudo se canta en mi Parroquia. En estas fechas, cuando se reúne la familia o tiene ocasión de estar más tiempo junta… ¿Cuántas veces asistimos a desencuentros, rencillas, y al revivir de viejos rencores, precisamente porque no hay Amor, porque los hogares están ausentes de la Presencia de Dios, que es el Único que puede darlo, tal y como cada uno lo entienda? Parafraseando esa canción… ¿Tal vez quisieran las familias, los hogares de este mundo, tan sólo un grano de comprensión: de comprensión conyugal, de comprensión materno y paterno filial, de comprensión fraternal? Tan sólo un grano de Amor podría hacer que dejásemos de utilizar términos como “conflictividad familiar”, “conflicto intergeneracional”, “problemas de dependencia o de codependencia entre personas” o “violencia de género”, por poner sólo algunos ejemplos, cuando no palabras que inventamos para edulcorar cosas peores. Y si no podemos eliminar nuestras diferencias, al menos podríamos contribuir a la coexistencia pacífica en el seno de los hogares, cediendo todos un poco. Pero… ¿Es eso suficiente? ¿Dónde queda el Amor?

Muchas de las víctimas lo son porque su proceso de victimización y posterior culpabilización por su estado se ha generado en un hogar sin suficiente Amor, incluso sin culpa de nadie, o no recibieron en su momento el apoyo moral de su familia. O lo son con ocasión de procesos de victimización relacionados con su situación en el seno del hogar, situación que se ve proyectada con el tiempo en la situación que la persona victimizada tendrá en el sistema social, sufriendo lo que algunos llamamos “victimización secundaria”, en relación con la cual la sociedad contribuye a poner en marcha instituciones y procedimientos de resolución de conflictos que a veces no hacen sino enredar más la madeja y complicar el problema. Cada vez asistimos más a terapias en grupo -que no de grupo-, mediaciones “extra familiam” organizadas por psicólogos o “coachers”, al tiempo que proliferan todo tipo de instituciones que, muchas veces con buena intención y con éxito, pueden contribuir ciertamente al bienestar de las personas, especialmente de las más débiles: surgen así los centros de planificación y ayuda familiar, centros de asesoramiento y de ayuda para mujeres maltratadas, instituciones de protección a la infancia o centros de asesoramiento para problemáticas familiares de todo tipo, públicos o privados, algunos de ellos de la Iglesia Católica. El progresivo desmoronamiento del “Estado social” o “Estado del Bienestar” amenaza la supervivencia de muchas de estas instituciones tan fundamentales y que muchas veces cumplen una excelente labor, que se nutren en buena parte de subvenciones y fondos públicos. Me gustaría hacer una entrada más larga sobre esto, e incorporarlo a mi visión sobre los procesos de victimización en general que acaban en un “blaming”, en la culpabilización de la víctima por su situación, o por “no querer” salir de ella, apelando los culpabilizadores en el mejor de los casos a un posible voluntarismo que resulta muchas veces ausente o difícil de conseguir precisamente por el propio estado o debilidad de las personas victimizadas. De todo esto en general, y con más referencias científicas, me gustaría tratar, D. m., en otra ocasión. Ahora no puedo. Sin embargo, en el post de hoy mi reflexión va por otro lado: ¿Cuántos conflictos podrían evitarse o haberse evitado, cuántas consultas externas por problemas de familia, tan sólo con un grano de Amor, de comprensión y de compasión -que viene del latín, y significa “sufrir con el otro”, es decir, “compartir y comprender el sufrimiento del otro”?. Desde la ventana de mi habitación observo la lluvia en el exterior y en mi corazón, y mi frágil apoyo moral se une al de tantas y tantas víctimas que, por distintas razones, han perdido incluso el “status” mínimo de ciudadanía, es decir, han llegado a la muerte civil. Por ahora no escribiré más. No me encuentro muy bien. Suficiente por hoy. Satis.

Pablo

Anuncios

§ 2 respuestas a Sobre la importancia del Amor y de la compasión para combatir los procesos de victimización en los hogares familiares

  • HOLA PABLO: PORQUE BORRASTE TU POST ANTERIOR? SI ALGUIEN , FAMILIAR O NO TE CENCURA, DEBES LUCHAR CONTRA ELLOS. SI PIERDES TU LIBERTAD DE EXPRESION, PIERDES TODO. EL BIEN MAS AMADO DE LA VIDA TERRENAL ES LALIBERTAD! SI TU TE OPONES A LA INJUSTICIA, QUE TE CENSURAN?, COMO TE DEJAS CENCURAR?, SI MI MUJER DE HACE 28 AÑOS DE CASADOS, ME QUISIERA CENCURAR, TAL SOLO, CENSURAR, LA INTENCION, NO LA VEO MAS. Y LO MISNO ES SU DERECHO PARA MI AMADA.

    UNA OPIÑION: SI, O SI, SIGUE HACIENDO TU BLOG, AL QUE LE GUSTA BIEN, Y AL QUE NO TAMBIEN.

    YO TE PUEDO INICIAR UNA MOVIDA MUY GRANDE EN TU APOYO. LA CONTRA ES QUE NADIE ENTENDERIA QUE LOS PROBLEMAS DE FAMILIA, INCIDAN QUE QUE DEJES DE PUBLICAR O DEJES TU BLOG.

    LOS BLOGUEROS VAMOS HASTA EL FINAL, SINO NO ES BLOGUERO. HAY BLOGUEROS EN PRISON, TE PUEDO PASAR LINKS, DE CUANDO LOS SALIMOS A DEFENDER, DE CUANDO NOS PELEAMOS CON LA REPRESENTANTE DE ESPAÑA EN MICROSOFT, `PERO TU FAMILIA DEBE RESPETAR TU PENSAMIENTO, LE GUSTE O NO LE GUSTE. ASI DE SIMPLE.

    cUANDO INGRESAS EN ESTE CIRCULO BLOGUERO, HAY DE TODO Y PARA TODOS LOS SABORES, PERO NADIE, JAMAS, ME CONSTA DESDE EL 2007, DEJA ESTA “FAMILIA” POR PRESIONES FAMILIARES.

    PUES, QUE CUIDATE, Y QUE SE CUIDEN DE TOCARTE QUIEN SEA, ESTO ES UNA ” FAMILIA AL MEJOR ESTILO SICILIANO “. y DASELO A LEER A QUIEN QUIERA. eSTO ESTAN LEYENDOLO MAS DE DOS MILK BLOGUEROS POR CORREO PRIVADO, YO SE HA QUIEN SE LOS ENVIO, SOLO PIDE: RESPETO, NADA MAS. CADA UNO PIENSA COMO QUIERE. Y ES SU DERECHO.

    Y PUES QUE CUIDATE.

    JAMAS BORRES UN BLOG, POR NINGUN MOTIVO, AUNQUE HALLA SIDO UN ERROR, PUES ESTOS POST, COMO EL BORRADO SE LES HACE UNA “CAPTURA DE PANTALLA ” Y NADA DESAPARECIO.

    NUCA TE ARREPIENTAS DE LO ESCRITO, SLO HAZ OTRO POST ESCRIBISENDOLE DESPUES, Y PIDIENDO DISCULPAS. PERO NO BORRES, PUES NADA SE BORRA.

    RESPETO TU INTIMIDAD FAMILIAR, PERO

    Me gusta

  • QUE NADIE, NADIE, TE QUIETE TU LIBERTAD DE EXPRESION. YO ESTOY MUY COMPLICADO POR EL ESTADO DE LA PC., PERO COMO SEA TE AYUUDARE, SI ASI LO DESEAS. ESCRIBEME A MI MAIL, Y ESTOS DOS COMENTARIOS, MUESTRASELOS A QUIEN QUIERAS.

    UN ABRAZOTE GRANDOTE, Y NO TE PREOCUPES EN MOSTRARLO, ESTOY PROTEGUIDO, Y QUIEN SABE, SABE COMOM SE QUE ESTOY PROTEGIDO.

    SIEMPRE DEFIENDE LA LIBERTAD DE PRENSA, DE EXPRESION, SINO HASTA TU FAMILIA ESTARIA EN PROBLEMAS EN EL CASO QUE NECESITARA LA LIBERTAD DE EXPRESION… ABRAZO HERMANO, Y UN ESCRITO BLOGUERO: “HASTA QUE EL CAMINO NOS VUELVA A ENCONTRAR” ABRAZO!

    MARCIAL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sobre la importancia del Amor y de la compasión para combatir los procesos de victimización en los hogares familiares en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: