“El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó ¡Bendito sea Su santo Nombre! (cfr. Jb 1, 6-22)

abril 7, 2014 § 2 comentarios


El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó. Bendito sea Su santo Nombre. Es verdad, Señor, que Tus caminos no son mis caminos, ni mis pensamientos no son Tus pensamientos. Pero como hombre que soy, en el estado en el que me encuentro, no he evitado sentir una amargura profunda; tú mismo conoces este sentimiento, como expresaste al Padre en tu Oración en el Huerto de los Olivos. Confío sin embargo en que no me estés probando demasiado, aunque estemos en la Semana de Pasión. Esta es una actualización de mi perfil público, basada en hechos objetivos, que revelan hasta que punto la Universidad española está no por los suelos, sino en el mismo averno en cuanto a contrataciones. Tras dos años y siete meses de sequía dependiendo de la mayor empresa del país (el SEPE o antiguo INEM), y SIETE MESES sin cobrar prestación alguna, por fin me salió un “minijob”, consistente en la suplencia de una Profesora, por cierto, muy competente, durante un tiempo a causa de su embarazo. Que Dios guarde a dicha Profesora y a la criatura que anida en tu vientre para que nazca sana y, con el tiempo, pueda darte Gloria a Ti y guardar Tus preceptos.

En cuanto a mi “trabajo”, ha durado apenas un mes y, sin haber firmado nada, me vuelvo otra vez a la cola del paro. Juzguen Ustedes mismos, que yo ya tengo ganas. Este país da para lo que da. Pero de donde me voy, me voy con gratitud, aunque mi estancia haya durado menos que la estancia de Adán en el Paraíso Terrenal. Aunque esta vez, no ha habido pecado por mi parte; al menos, relacionado con la pérdida de mi “miniempleo”. En cualquier caso, mi gratitud al Colegio Universitario Cardenal Cisneros, a su Fundación, al personal de administración y servicios de dicho Colegio Universitario y a mis excelentes estudiantes, con los que me había ya encariñado. Vuelve, sin duda, su Profesora Titular, por cierto, mucho mejor preparada que yo. Mi gratitud también a la Universidad Nacional de Educación a Distancia y al personal y a los estudiantes del Centro Cívico de Valdemoro, por haberme permitido la oportunidad de ejercer mi labor docente a un nivel propio de Máster, aunque estuvieran cursado segundo del Grado en Derecho. Y mi gratitud hacia Dios Todopoderoso, quien, por cuando Él ha querido, y por el tiempo que ha querido, ha permitido, aunque haya sido durante un instante, que pudiese catar las mieles de mi trabajo, que ya tenía olvidado en el baúl de los recuerdos. Hasta siempre, compañeros.

Se agradecen muestras de apoyo, pero, ante todo y por favor, respetad la libertad de expresión del que suscribe.

Fdo.. Dr. Pablo Guérez Tricarico. Parado, investigador y bloguero.

Anuncios

§ 2 respuestas a “El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó ¡Bendito sea Su santo Nombre! (cfr. Jb 1, 6-22)

  • Pablo dice:

    Por supuesto que mi comentario esta en tus manos. Por otra parte (y ahora sere breve y desprolijo xq te escribo desde el telefono)…que articulos me podes recomendar para leer en los cuales pueda seguir ampliando mi articulo sobre “asistencialismo y desubjetivacion”. No tanto para citar pero si para ampliar el panorama. Te cuento que soy psicologo y trabajo en comunidad, donde x desgracia esto se ve toooodos los dias.
    Gracias!

    Me gusta

    • pabloguerez dice:

      Estimado Pablo: El tema que planteas es muy complejo y multidisciplinar. Mi formación es fundamentalmente jurídica, aunque poseo conocimientos de psicología, filosofía y otras ciencias sociales. Sobre la desubjetivación se me ocurre, a bote pronto, la posibilidad de que explores la idea de la relación entre victimización y cosificación, de acuerdo con la dialéctica de inclusión/exclusión en teoría de sistemas, así como la dialéctica de amigo/enemigo en el pensamiento del Carl Schmidt, de preocupante vigencia en la actualidad. Respecto a artículos concretos, déjame pensar, y seguramente te pueda sugerir algo desde la sociología jurídica. En cuanto a tu primer comentario, entiendo, salvo que me digas lo contrario, que me das tu permiso para republicarlo cuando revise mi post sobre medicalización de la moral, como te anuncié en mi anterior respuesta. El mensaje fundamental no va a cambiar; tan sólo quiero matizar algunas cuestiones y darle algún breve, pero suficiente, aparataje bibliográfico. Gracias de nuevo por tu interés.

      Un saludo,

      Pablo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó ¡Bendito sea Su santo Nombre! (cfr. Jb 1, 6-22) en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: