Nuestro PIB europeo / Our European GDP

junio 13, 2014 § Deja un comentario


Advertencia: Algunas de las imágenes posteadas pueden herir la sensibilidad del lector.

 

Dedicado a la Troika y a sus tecnócratas

Al día siguiente Moisés dijo al pueblo: habéis cometido un pecado gravísimo; pero ahora subiré al Señor a ver si puedo expiar vuestro pecado. Volvió, pues, Moisés al Señor y le dijo: -Este pueblo ha cometido un pecado gravísimo haciéndose dioses de oro. Pero ahora, o perdonas su pecado o me borras de tu registro. El Señor respondió: -Al que haya pecado contra mí lo borraré del libro. Ahora ve y guía  a tu pueblo al sitio que te dije: mi ángel irá delante de ti. Y cuando llegue el día de la cuenta, les pediré cuentas de su pecado. Y el Señor castigó al pueblo por venerar el becerro que había hecho Aarón” (Ex 32, 30-35)

Había un hombre rico, que vestía de púrpura y lino y banqueteaba espéndidamente cada día. Y había un pobre, llamdo Lázaro, cubiero de llagas y echado a la puerta del rico, que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamerle las llagas. Murió el pobre y los ángeles lo llevaron junto a Abrahám. Murió también el rico y lo sepultaron. Estando en el lugar de los muertos, en medio de tormentos, alzó la vista y divisó a Lázaro a su lado. Lo llamó y le dijo: -Padre Abrahám, ten piedad de mí y envía a Lázaro, para que me moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua; pues me torturan estas llamas. Respondió Abrahám: – Hijo, recuerda que en vida recibiste bienes y Lázaro por su parte desgracias. Ahora él es consolado y tú atormentado. Además, entre vosotros y nosotros se abre un inmenso abismo; de modo que, aunque se quiera, no se puede atravesar desde aquí hasta vosotros ni pasar desde allí hasta nosotros. Insistió el rico: -Entonces, por favor, envíalo a casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos; que los amoneste para que no vengan a parar también ellos a este lugar de tormentos. Les dice Abrahám: -Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen. Respondió: -No, padre Abrahám; si un muerto los visita, se arrepentirán. Le dijo: -Si no escuchan a Moisés ni a los profetas, aunque un muerto resucite, no le harán caso (Lc 16, 19-31)

Imagen

Imagen  Imagen

Imagen  ImagenImagen

dinero incautado  muchos euros

 

Creo que sobran las palabras. NO COMMENT habría sido suficiente. No obstante, algo -poco- diré al respecto.

 

Tesis: La Regla de Oro según las mayores religiones de la Tierra y los mayores filósofos morales: “Amarás a tu prójimo con todo tu carazón, con todas tus fuerzas y con todo tu ser, como a ti mismo” o “No harás a los demás lo que no quisieran que éstos te hicieran a ti”.

 

Antítesis: La Regla de Oro según la Troika y los “sabios” europeos: “Mantendrás el Pacto de Estabilidad con todas tus fuerzas y todo tu ser, como a ti mismo” o “No te endeudarás más de lo que nosotros decidamos”.

 

Síntesis: Depende de nosotros, y de nuestros “representantes” (de aquella manera) en los parlamentos nacionales y en el Parlamento Europeo. En cualquier caso, la ampliación de los objetivos de la Unión Europea más allá del ámbito estrictamente económico, que parecía ser una tendencia consolidada en todos los cambios normativos comunitarios desde el Tratado de Ámsterdam, está ahora en serio peligro por una crisis que, como puede verse por la decisión sobre el PIB recientemente adoptada por la Unión Europea y que se califica por sí misma, amenaza con llevar cada vez a más ámbitos de nuestra realidad social la máxima de que las personas deban estar al servicio de la economía, y no al revés. Sin embargo, no se hizo el hombre para la economía, sino la economía para el hombre. Como el sábado. Nuestra tradición común europea que inspirara los textos fundacionales de aquella primitiva “Comunidad Económica Europea” de 1957, a pesar del adjetivo económico, se basó en un objetivo mucho más trascendente, a la vez que práctico: evitar las guerras en el continente. No en vano -y con acierto-, la ahora denominada Unión Europea nació como “Comunidad Europea del Carbón y del Acero”. Tras muchas peripecias históricas, la caída del Muro, el llamado nuevo orden mundial y la ampliación de la Unión Europea a los países del Este, la voluntad del legislador comunitario de poner en común algo más que una moneda no desapareció por completo. Podía criticarse la tibieza, la falta de horizontes, la falta de políticas más efectivas, pero los Tratados -y después, el Tratado de Funcionamiento-, seguían siendo inspirados por una concepción de Europa no sólo económica. Y así continúan en la actualidad. A pesar de la crisis. Por ello, no está de más que recordemos algún pasaje del Tratado de funcionamiento de la Unión, en su versión consolidada, relativo al espacio común de cooperación en materia de justicia e interior, y en concreto, su art. 83.1, que, en concordancia con otras normas comunitarias de Derecho derivado, algunas de ellas reglamentos y por ello con eficacia directa, así como con otras normas emanadas del Consejo de Europa, se refiere al menos a la posibilidad de que los Estados miembros adopten medidas en defensa de una serie de bienes jurídicos que, por nuestra común tradición valorativa se estiman prioritarios, y en consecuencia se arbitren también las medidas de lucha contra aquellas conductas que los lesionen o los pongan en peligro, especialmente si éstas revisten carácter transnacional, rasgo muy común en la nueva delincuencia. Así, el art. 83.1 TUE, en su redacción vigente, dice: “El Parlamento Europeo y el Consejo podrán establecer, mediante directivas adoptadas con arreglo al procedimiento legislativo ordinario, normas mínimas relativas a la definición de las infracciones penales y de las sanciones en ámbitos delictivos que sean de especial gravedad y tengan una dimensión transfronteriza derivada del carácter o de las repercusiones de dichas infracciones o de una necesidad particular de combatirlas según criterios comunes. Estos ámbitos delictivos son los siguientes: el terrorismo, la trata de seres humanos y la explotación sexual de mujeres y niños, el tráfico ilícito de drogas, el tráfico ilícito de armas, el blanqueo de capitales, la corrupción, la falsificación de medios de pago, la delincuencia informática y la delincuencia organizada. Teniendo en cuenta la evolución de la delincuencia, el Consejo podrá adoptar una decisión que determine otros ámbitos delictivos que respondan a los criterios previstos en el presente apartado. Se pronunciará por unanimidad, previa aprobación del Parlamento Europeo”. No quiero detenerme mucho en el comentario, puesto que creo que, en este caso, los hechos hablan por sí solos. Simplemente me limitaré a hacer un brevísima referencia a la finalidad del delito de blanqueo de capitales, por lo que tiene que ver con la decisión adoptada por la UE en relación con el cómputo del PIB. A mi juicio, la importancia de incriminar este delito reside en la necesidad de privar de la ganancia a quien realiza determinadas actividades ilícitas, y, con ello, de la ventaja de poder competir en el mercado, precisamente para prevenir e impedir la realización del llamado delito base. Explicado con un ejemplo, si el narcotraficante o el tratante de seres humanos se ven privados de todo modo de poder hacer aflorar el dinero que les reporta su repugnante negocio, ya no le será económicamente atractivo, con lo que, castigando el blanqueo de capitales, estamos en realidad previniendo o impidiendo futuras conductas que por su gravedad consideramos intorerables. Al menos ésta es mi opinión sobre lo que la doctrina penal suele denominar como “bien jurídico protegido” en dicho delito. Volviendo a la cuestión que nos ocupa, con el beneplácito obligado de Europa de que las actividades ilegales deban “computar” económicamente a efectos del “sacrosanto” PIB, no llegamos al menos a los efectos perversos de las amnistías fiscales que este gobierno de derechas, y por tanto, de “gente de bien” hiciera básicamente a los grandes delincuentes para que “el dinero aflorara”, pero se produce un efecto simbólico perverso, cual es el de una declaración, por parte de un organismo público, de que actividades ilícitas que constituyen muchas veces gravísimos crímenes “producen”, tienen un valor, y esto no puede ser afirmado por un Estado de Derecho que dice -y es más-, está obligado, por su propia legislación y por la legislación internacional, a luchar contra la criminalidad organizada, especialmente contra la que produce los efectos más devastadores para las personas que son víctimas de las redes de explotación y de las organizaciones bajo cuyo amparo se realizan tales hechos. Por ahora, éstos son los hechos justificados, a efectos de incrementar el PIB, por un Estado y una Unión Europea que jurídicamente no pueden no ya declararlos antijurídicos, sino ni siquiera dejar de perseguirlos, conforme a su propia legislación y a los convenios internacionales. La paradoja de un Estado de Derecho que se niega a sí mismo y se postra ante los mercados. No me corresponde a mí juzgar. Como dirían en el Sur, “ustedes sabréis”.

 

Fdo. Pablo Guérez, PhD

@pabloguerez

 

Creative Commons License
Nuestro PIB europeo by Pablo Guérez, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at askt to the writer on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez.

 

Learn how to share your work with existing communities that have enabled Creative Commons licensing.

 

Etiquetado:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Nuestro PIB europeo / Our European GDP en De la victimización al "blaming the victim" en el mundo capitalista actual.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: