TISA: El nuevo Tratado secreto del nuevo orden mundial.

junio 23, 2014 § 1 comentario


TISA: El nuevo Tratado secreto del nuevo orden mundial.

¿Será verdad? No me extrañaría. Mis lectores saben que nunca he sido muy partidario del conspiracionismo ni del sensacionalismo baratos, aunque sí de la curiosidad científica e investigadora, de la prensa crítica e independiente y de determinados contenidos que, por su recurrencia, parecen tener al menos cierta verosimilitud, anunciados por los partidarios de la inminente llegada de un distópico “nuevo orden mundial”, sostenido por opacas instituciones como el Club Bilderberg y de sus opciones ideológicas a favor de la desregulación financiera. La coyuntura actual de crisis internacional y de situación de “guerra económica”, dominada por la hegemonía cultural del pensamiento único, hace plausible la firma de un tratado de este estilo. No se trata sino de seguir la línea ultraliberal de los instrumentos internacionales de “liberalización del comercio” tipo GATT, OMC, en favor no sólo de sustraer el control del comercio internacional de las grandes corporaciones a los organismos democráticos de los Estados o a organismos políticos supranacionales de integración regional -como la Unión Europea- o mundial -como Naciones Unidas-, con cierta legitimidad democrática o moral, siquiera “representativa” o indirecta, sino al propio Derecho y a los Tribunales tradicionales de los Estados-Nación, entregando las disputas que genere el “autocontrol” del comercio mundial corporativo a la ya existente lex mercatoria -el Derecho mercantil transnacional de facto aplicado por las grandes corporaciones no sólo en sus relaciones, sino en las relaciones con los Estados, de manera similar a lo que las entidades  financieras aplican a sus ciudadanos con sus contratos de adhesión, algunos de ellos contrarios a la legislación vigente,  y que sin embago son dados por válidos por la práctica judicial y arbitral de los Estados constitucionales- y a instituciones arbitrales patentemente antidemocráticas. La evolución del poder de las grandes corporaciones y el debilitamiento de los Estados-Nación, de las organizaciones supranacionales clásicas y de su control democrático por parte los ciudadanos es un hecho patente, y no es de extrañar que conduzca a escenarios como los que se pueden presentar tras la firma del Tratado mencionado; de acuerdo con lo afirmado anteriormente sobre el poder de las corporaciones y de la lex mercatoria, así como con las constantes demandas de “flexibilidad” y desregulación económica que las corporaciones dirigen a los Gobiernos, con el Tratado la situación de preeminencia de aquéllas que se da en la actualidad de facto pasaría a una situación de iure, que comprometería, a mi modo de ver, la propia concepción del  Derecho positivo, tanto nacional como internacional. Éste pasaría de ser la expresión jurídica -en forma de un sistema de premisas y argumentos estandarizados- de una voluntad política muy influida por las élites económicas (lo que es el Derecho en la actualidad,  a mi juicio), a la expresión directa de la voluntad económica corporativa, sin legitimidad de ningún tipo, al menos desde mis principios de filosofía moral y política, que coinciden con la tradición política democráctica occidental basada en la idea -hoy ficción- del contrato social.

La información que posteo en el  enlace de arriba ha sido contrastada con otras fuentes de periodismo “no oficialista”, incluyendo un artículo aparecido la semana pasada en el periódico francés Le Monde Diplomatique del 20 de junio, sobre la firma secreta de un Gran Tratado Transatlántico. Por si alguien tuviera dudas al respecto, os dejo el enlace de su edición digital: http://www.monde-diplomatique.fr/dossier/GMT. Dios nos salve del triunfo del llamado “nuevo orden mundial” y del renacimiento del becerro de oro, si es que existe tal y como lo conciben los partidarios de las teorías conspiracionistas que vienen alertando sobre el mismo desde los inicios del siglo pasado. O tal vez estemos ahora ante los últimos tiempos de la Historia de la Humanidad, pero de verdad, no como dijera Fukuyama; es decir, y aunque me tachen de loco, los tiempos preconizados por el Apocalipsis: la llegada de la bestia -que es un poder político, según una buena exégesis neotestamentaria-, en cuya cabeza estaría el Anticristo -un personaje político contrario a todos los valores representados por la Cristiandad- y todos los males anunciados por el último Libro de la Biblia. Aunque los cristianos sabemos que al final la historia acaba bien, para aquellos que no se doblegan a las servidumbres del mundo, representado hoy por la tiranía del dios Dinero legitimado por el pensamiento único de la economía oficial, convertida en ciencia omnicomprensiva y explicativa del todo.

En cualquier caso, vosotros juzgaréis. Pero por mi parte, que Dios nos pille confesados.

 

Fdo./Signed by: Pablo Guérez, PhD

@pabloguerez

 

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a TISA: El nuevo Tratado secreto del nuevo orden mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo TISA: El nuevo Tratado secreto del nuevo orden mundial. en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: