What should do the West democratic countries against the ISIS’ menace?

febrero 8, 2015 § Deja un comentario


 

“Y luchad en la causa del Al-lah contra los que luchan contra los otros, pero no seáis transgresores. En verdad, Al-lah no ama a los transgresores. Y matadlos en donde los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado; ya que la persecución es peor que el homicidio. Y no luchéis contra ellos ni dentro ni cerca de la Mezquita Sagrada mientras no os ataquen allí. Pero si os atacan combatidles. Esa es la retribución para los incrédulos. Pero si desisten, sepan que Al-lah es, en verdad, el Sumo Indulgente, el Misericordioso. Y luchad contra ellos hasta que cese la persecución, y se profese libremente la religión de Al-lah. Pero si desisten, recordad que no se permite hostilidad alguna excepto contra los agresores” (Corán, 2, 191-194)

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados Hijos de Dios” (Evangelio de Mateo, 5, 9)

No te dejes vencer por el mal, antes vence el mal con el bien (San Pablo, Carta a los Romanos, 12, 21)

 

Nota previa histórico-religiosa: Como han destacado insignes teólogos ecuménicos, promotores del diálogo interreligioso (entre ellos Hans Küng), que el Islam es en parte una religión que incita a la violencia, es una realidad, no sólo como demuestran los hechos, sino las propias citas del Corán, en algunos puntos similares a las ciertos Libros del Antiguo Testamento (en particular, del Pentateuco y de los Libros Históricos). Se trata de libros que fueron escritos cuando el pueblo judío se hallaba en permanente lucha contra otras tribus semíticas, y son la expresión de la alianza de Jahvé paras con el pueblo judío. De manera más tardía, cuando Israel “crece” como pueblo, en palabras del gran antropólogo e historiador de las religiones Mircea Eliade, los libros proféticos, especialmente Isaías, van preconizando la llegada del Mesías. Ante esa llegada, Jahvé ya no aparece ya como un Dios vengador, sino misericordioso, como en la mayor parte del Libro de los Salmos. Con la llegada de Jesucristo se inaugura un mensaje muy distinto que es visto como una “nueva alianza” por el pueblo judío, pero que para los cristianos va mucho más allá, pues Jesús se presenta en el Nuevo Testamento como el Príncipe de la Paz y como Aquél que manda un mandamiento nuevo: el del Amor por encima de todo, que triunfa sobre todo odio, resentimiento y guerra. Desgraciadamente, a lo largo de la Historia los cristianos no nos hemos comportado muchas veces, incuida la jerarquía eclesiástica, acorde con el Evangelio, y hemos promovido innumerables guerras de religión. Tras las enseñanzas del Concilio Vaticano II y la petición pública de perdón por parte de San Juan Pablo II por todos los errores cometidos en los veinte siglos de historia del Cristianismo, la paz y el final de las guerras, sobre todo de las guerras modernas, aparece claramente como un objetivo de la Iglesia Católica, mientras las varias Iglesias protestantes y las tradiciones judías no incorporan claramente este principio. El Islam, por su parte, al no reconocer a Jesucristo como Hijo de Dios, sino como un profeta, pero también como “la Palabra y el Espíritu de Dios”, tampoco se ha caracterizado por un pacifismo incondicional. Sin embargo, a día de hoy, los mandamientos de Moisés sobre no matar siguen siendo válidos para el musulmán, y la guerra soólo es permitida, según la interpretación dominante del Corán, como guerra defensiva, es más, como respuesta a un ataque previo. En cualquier caso no hay ningún pasaje en el Corán que invite a la crueldad. Las manifestaciones más vengativas de la justicias son dejadas al juicio de Alá. Por otra parte, conviene recordar que el Corán es redactado en un contexto de lucha, entre otros, contra los cristianos, y mantiene un “tono militar” que, al igual que el que puede observarse en el Antiguo Testamento o en la Tanaj judía -y que desgraciadamente, se mantuvo por demasiado tiempo en la interpretación de la Biblia cristiana, tanto en el mundo católico como en el protestante-, debe ser intepretado a la luz de los tiempos, puesto que las escrituras sagradas son obras que, si bien puedan expresar, total o parcialmente la Palabra de Dios, han sido escritas por los hombres y son deudoras de las concepciones finitas que del mundo han tenido los hombres a lo largo de los tiempos. Luego, no es la religión la causante de la llamada “violencia religiosa”, de las guerras de religión ni de las horribles crueldades perpetradas por los miembros del Estado Islámico. Nuevamente, el pensamiento occidental nos da la clave para entender quién es el responsable de tamañas atrocidades. Es el mismo que constiyuye la respuesta al acertijo que en su día le planteó la Esfinge a Edipo: “Es el hombre”.

 

Nota: Algunas de las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad del lector.

 

Murder     140922183413-tsr-dnt-todd-isis-audio-tapes-threat-00001025-story-top   Murder     Royal Air Force flying to conflict zone

Murders

Murders

 

En una página sobre victimizaciones y víctimas, y además de inspiración religiosa, venía obligada desde hace tiempo un comentario sobre las víctimas de la extrema crueldad del Estado Islámico, una crueldad inusual a la que, en el llamado “mundo libre” no estamos acostumbrados, ni siquiera en Estados especialmente violentos como los Estados Unidos de América.

La tortura y quema en una jaula de un piloto jordano el pasado 3 de febrero por miembros fanáticos del autodenominado “Estado Islámico” fue una muestra cualitativamente brutal de lo que los desalmados que dirigen el Estado Islámico están dispuestos a hacer, con la colaboración de la población más pobre e ignorante, a la que adoctrinan con una mezcla de temor y una falsa esperanza de victoria diabólica que pasa necesariamente por derramar sangre inocente.

Lo que posteo aquí es un comentario que publiqué el pasado 5 de febrero al hilo de una noticia del periódico “The Guardian”, en su edición norteamericana, sobre la necesidad de que el Reino Unido incrementara las medidas de defensa militar en Oriente Medio. Al mismo tiempo pretendía ser un aviso de los riesgos de caer en la tentación de responder a la violencia sólo con más violencia, sin un análisis detenido de la situación internacional y sin la búsqueda de soluciones pacíficas que tengan que ver con la identificación de las causas del malestar que se percibe hoy por hoy en Oriente Medio, así como con la búsqueda de aliados internacionales en dicha zona que permitan políticas de prevención basadas en la paz y en la corrección de la extrema desigualdad y pobreza provocadas por el sistema capitalista occidental, ya autónomo y desprovisto de valores superiores, incluidos los de su genética “ética protestante”. El mundo occidental debe cambiar radicalmente su política exterior con el resto del mundo y, en particular, con el mundo árabe, asumiendo actitudes basadas en una defensa racional de sus signos indentitarios: la defensa a ultranza de los derechos humanos, el reconocimiento de una vez por todas del derecho de injerencia a nivel internacional y, al mismo tiempo, el respeto al Estado de Derecho, a las formas y a los procedimientos. Los Estados Unidos de América saben que su credibilidad internacional está comprometida y carecen de la superioridad moral que les otorgó su posición de liderazgo del “mundo libre” contra el “fantasma”, nunca mejor dicho, del comunismo. En el nuevo escenario mundial debemos recuperar lo mejor de Occidente, no lo peor, para hacer frente a esta nueva y brutal amenaza.

A continuación, tras el enlace, reproduzco el comentario, que ya ha suscitado polémica entre algunos furibundos lectores del conservador diario, que me fue publicado en la sección de Comentarios del artículo  de “The Guardian”

http://discussion.theguardian.com/comment-permalink/47126678

The martyrdom of Jordanian pilot before being burned by criminal murderers of ISIS reveals an almost diabolical cruelty of intensity, which in the West, despite all its faults, we are not used. The ISIS is not a proposal or a protest against anything, as we can reveal in some Islamist movements linked to the social and political context in which this sophisticated and extreme form of terrorism has grown, but a pure expression of Evil. According to statements UN, ISIS sold children, crucified and buried alive: is it pure evil or the banality of evil, as Hannah Arendt sought to discuss the horrors of Nazism? I really do not know. Just know that we must eradicate evil from the earth, in the form in which it is present. But not at the cost of inflicting evil for evil, much less allowing “side effects” considered “normal” by many Anglo-Saxons, whose character reveals a form of anthropological violence, maybe as a result of Protestant Puritanism, among other factors, that is alien to Latin peoples, and even the Germans and Slavs. Faced with jihadist terrorism, the rule of law must react with moral superiority that gives him the respect of human rights that are still, at least formally, their identity signs.
As they recalled high and influential moral personalities from politics, the arts, economics, culture or religion, as Vicenç Navarro, Sami Nair, critics Israelis with the policy of the Israeli Zionist extremism and American Daniel Barenboim, Sami Nair Edgar Keret, or pope Francis, violence only begets violence. An escalation of violence by the most conservative sectors of the Israeli Anglo-axis, which is to give a certain patina of legitimacy, since the Bush Era, under “admissions coalition” led by the United States and the Commonwealth that does not pass through the legitimacy of the United Nations, will only get more violence by thugs of ISIS. The video of the burning of the Jordanian pilot, released in part by some television and the Internet, has shaken the world. Against this not work hardening of security measures, which only get further cut freedoms of the ¿”citizens”? of the Western States, or proposed toughening Criminal codes, or “enemy criminal laws” as “Gunther Jakobs” proposes, rather reminiscent of Carl Schmitt, as recalled in Spain by the eminent moral and legal philosopher Evaristo Prieto. The jihadists have already shown that not fear death.
Nazism was a Western product, despite Hitler pathological fondness for magic and the occult, oriental tradition. Incidentally, on the Anglo-Saxons that are not blameless. Anyway, back to ISIS members are fanatics who manipulate often poor people who have nothing to lose. The rule of law must react urgently but also legitimacy and credibility. No longer just for material justice, but because they are required sanitation and credibility of our own Western world, too absorbed in money and their own problems, unable to react to this new threat. We must act with intelligence, collaboration and prevention to avoid committing new crimes, and bring criminals before the International Criminal Court, not murder them in the manner of Far West. But the best course of action is to show the world fanatical Islamic moral superiority of the West whose mediocre governments, today, do not believe. For example, relations between Saudi Arabia and the United States, says much of the ambiguity with which the money of petrodollars muddies an effective approach to the problem.

 

Pablo Guérez Tricarico, PhD, from Spain
Doctor in Juridical Sciences by the Autonomous University of Madrid
Ex Professor of Autonomous University of Madrid and of the Universitary School “Cardenal Cisneros”, Madrid
Tenured as Professor of Criminal Law received by the Quality, Accreditation and Prospective Agency of the Region Madrid
Member of the Institute of Forensic Sciences and Security of the Autonomous University of Madrid (ICFS-UAM)
Referee of hon. Attorneys Council of Madrid n. 97901

 

Creative Commons License
What should do the West democratic countries against the ISIS’ menace? by Pablo Guérez, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at ask to the author by pablo.guerez@gmail.com, pablo.guerez@uam.es, @pabloguerez
Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo What should do the West democratic countries against the ISIS’ menace? en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: